miércoles, 17 de noviembre de 2010

"El hombre anumérico" de John Allen Paulos


John Allen Paulos, es un gran divilgador de ideas matemáticas en conexión con la vida cotidiana. En El hombre anumérico, John Allen Paulos nos presentan con ejemplos muy significativos y llenos de sentido del humor, las consecuencias de la falta de cultura matemática.

Copiamos a continuación un trozo de la introducción del libro a modo de presentación.
El texto completo del libro puede verse aquí (la traducciónnoesmuy allá).

[...]

El anumerisrno, o incapacidad de manejar cómodamente los conceptos fundamentales de número y azar, atormenta a demasiados ciudadanos que, por lo demás, pueden ser perfectamente instruidos. Las mismas personas que se enfadan cuando se confunden términos tales como "implicar" e "inferir", reaccionan sin el menor asomo de turbación ante el más egregio de los solecismos numéricos. Me viene a la memoria un caso que viví en cierta ocasión, en una reunión, donde alguien estaba soltando una perorata monótona sobre la diferencia entre "constantemente" y "continuamente". Más tarde, durante la misma velada, estábamos viendo las noticias en TV, y el hombre del tiempo dijo que la probabilidad de que lloviera el sábado era del 50 por ciento y también era del 50 por ciento la de que lloviera el domingo, de donde concluyó que la probabilidad de que lloviera durante el fin de semana era del 100 por ciento. Nuestro supuesto gramático no se inmutó lo más mínimo ante tal observación y además, cuando le hube explicado dónde estaba el error, no se indignó tanto, ni mucho menos, como si el hombre del tiempo se hubiera dejado un participio. De hecho, a menudo se presume del analfabetismo matemático, contrariamente a lo que se hace con otros defectos, que se ocultan: «A duras penas soy capaz de cuadrar mi talonario de cheques». «Soy una persona corriente, no una persona de números». 0 también: «Las mates siempre me sentaron mal».

Este travieso enorgullecerse de la propia ignorancia matemática se debe, en parte, a que sus consecuencias no suelen ser tan evidentes como las de otras incapacidades. Por ello, y porque estoy convencido de que la gente responde mejor a los ejemplos ilustrativos que a las exposiciones generales, en este libro examinaremos muchos casos de anumerismo que se dan en la vida real: timos bursátiles, elección de pareja, las revistas de parapsicología, declaraciones de medicina y dietética, el riesgo de atentados terroristas, la astrología, los récords deportivos, las elecciones, la discriminación sexista, los OVNI, los seguros, el psicoanálisis, las loterías y la detección del consumo de drogas entre otros.

He procurado no pontificar demasiado ni hacer demasiadas generalizaciones espectaculares acerca de la cultura popular o sobre el sistema educativo de los Estados Unidos, pero me he permitido hacer unas cuantas observaciones generales que espero sean suficientemente apoyadas por los ejemplos que aporto.

[...]

Otros libros de John Allen Paulos:

Fecha de publicación de la primera edición traducida al castellano.

  • 1988: Pienso luego río

  • 1990: El hombre anumérico.
  • 1993: Más allá de los números.
  • 1996: Un matemático lee el periódico.
  • 1999: Érase una vez un número.
  • 2004: Un matemático invierte en bolsa.
  • 2007: Elogio de la irreligión.


Para saber más (Un resumen y su texto completo en pdf):

Sugerencia didáctica


Entresacar de entre los casos de razonamiento anumérico que cita John Allen Paulos en el libro, ejemplos aptos para plantear a los alumnos en clase y que los analicen en un debate.

Pedir que los alumnos que citen ejemplos que ellos han observado de razonamientos anuméricos.

Tema de debate: ¿Es buena la formación matemática y científica que se recibe? ¿En qué falla? ¿En qué sentido debería cambiar?