domingo, 22 de abril de 2012

José Echegaray, ingeniero, matemático, político regeneracionista y premio Nobel de Literatura

JOSÉ ECHEGARAY EIZAGUIRRE

Echegaray fue durante toda su vida un gran profesor y divulgador de las Matemáticas y la Ciencia. Tuvo gran influencia en su momento, contribuyendo de manera significativa al cambio de actitud que se dio en España con respecto a la Ciencia. Este es, sin duda, el aspecto más valioso del personaje. Como político defendió ideas liberales y progresistas y sostuvo, como los políticos regeneracionistas, que el desarrollo científico y la apertura al extranjero era la base para el progreso moral y material de España. Sin embargo, en la actualidad es más conocido como Premio Nobel de Literatura (1904) y por su decisión de conceder al Banco de España el privilegio de emisión de moneda. Por este motivo apareció su retrato en varias series de billetes.

Ingeniero de caminos y matemático
Nació en Madrid el 19 de abril de 1832. Su infancia la pasó en Murcia, ya que su padre era allí profesor de Griego. A los catorce años volvió a Madrid. En 1853 concluyó los estudios de Ingeniero de Caminos como número uno de su promoción. Tras ejercer su profesión en Almería y Granada por un corto espacio de tiempo, alcanzó la cátedra de Física-Matemática. Según él confiesa en sus Recuerdos, las Matemáticas han sido la gran pasión de su vida.

Como científico, Echegaray era consciente del gran atraso en el que se encontraba España en aquel entonces e hizo un gran esfuerzo por ponerse al día e introducir en nuestro país las teorías que se estaban desarrollando fuera de nuestras fronteras. Esta actividad docente y divulgadora no la abandonó nunca. Una buena prueba de ello son sus numerosos trabajos sobre Matemáticas y Física y la influencia que tuvieron en varias generaciones. Yo, personalmente, recuerdo a algunos profesores citando a trabajos de Echegaray como referencia de estudio.

En múltiples foros José Echegaray señaló que la mayor dificultad que había tenido nuestra patria para el cultivo de las Ciencias y las Matemáticas ha sido el desprescio del método científico en los modos de enseñanza, cuando la Ciencia, más que conocimieto, es, sobre todo, método.
["Observación y cálculo" es el lema de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturlas- Institución que presidió e impulsó D. José Echegaray]

Académico de Ciencias, ateneista  y fundador de la Institución Libre de Enmseñanza
Como los regeneracionistas de la época, Echegaray fue un decidido impulsor de las sociedades científicas. Trabajó activamente en la Academia de Ciencias, de la que fue miembro desde 1856 y presidió desde 1901 hasta su muerte en 1916. Fue fundador de la Real Sociedad Española de Física y Química, impulsor de la Sociedad Española para el Progreso de las Ciencias, que se creó en 1908. Fue directivo y presidente del Ateneo Científico y Literario de Madrid, donde dio numerosas conferencias de contenido matemático. De estas conferencias cabe destacar el curso de Física-Matemática que explicó de 1905 a 1913. También fue accionista y fundador de la Institución Libre de Enseñanza.

Su discurso de ingreso en la Academia se titulaba Historia de las Matemáticas puras en nuestra España. En él analiza las causas por las cuales en España desde la etapa árabe no se han cultivado las matemáticas al nivel de otros países. Este discurso originó una gran polémica. Merece la pena leerse ahora y ver qué aspectos son aún vigentes.

Político regeneracionista
La carrera política de Echegaray también es reseñable. Mantuvo posiciones progresistas y librecambistas y algunos historiadores apuntan su proximidad a la masonería. En 1860 firmó con Cristino Martos y Salmerón el manifiesto del que surgió el Partito Republicano Progresista. Fue ministro en varias ocasiones, la primera vez de Fomento en el gobierno del General Prim que siguió a la revolución Gloriosa de 1868. Durante el reinado Amadeo de Saboya ocupó por unos meses las carteras de Fomento y Hacienda. Colaboró en la elaboración de la constitución de la Primera República. Tras el golpe de estado del general Pavía, ya en la Restauración, el general Serrano le nombró ministro de Hacienda (1874), cargo que ocupó durante tres meses, tiempo que aprovechó para darle al Banco de España la estructura de Banco Nacional y el privilegio de emisión de moneda, lo que le ha valido para que su retrato haya figurado en varios billetes. Aún fue ministro de Hacienda una vez más en 1905, sólo durante unos meses en el gobierno que presidía Montero Ríos. Echegaray no ha sido el único Ingeniero de Caminos que ha destacado en la política. El político liberal, de la Restauración, Práxedes Mateo Sagasta, también lo era.

Premio Nobel de Literatura
Como literato, comenzó a escribir comedias en 1874, durante una corta estancia en París, a donde se retiró para alejarse de los conflictos políticos de la Primera República. A partir de entonces su actividad como autor teatral no cesó. Sus obras son neorrománticas de carácter moralista, y tuvieron éxito en su momento. Su obra más conocida es El Gran Galeoto (1881). En 1904 se le concedió el Premio Nobel de Literatura. “en reconocimiento a sus numerosas y brillantes composiciones, las cuales han revivido de manera individual y original, las grandes tradiciones del drama español”. La concesión a Echegaray del Premio Nobel de Literatura para muchos fue inexplicable y ocasionó una gran polémica. En contra se manifestaron Unamuno, Ramiro de Maeztu y Rubén Darío y a favor Galdós y el músico Tomás Bretón, entre otros. José Echegaray murió en Madrid el 14 de septiembre de 1916.