viernes, 21 de enero de 2011

Para pensar la estadística (con sentido del humor)




 El principal problema reside en que al haber número en el tratamiento de los resultados, se piensa que indiscutiblemente hay ciencia. Y que la ciencia es incontrovertible. No. No siempre que hay número hay rigor. Los datos, sometidos a tortura, acaban confesando lo que quiere quien los maneja.

  • Un vendedor de hamburguesas de pollo recibe una inspección y, al analizarlas descubren los inspectores que hay en ellas importantes cantidades de otras carnes. Le preguntan al vendedor:
    —¿Con qué carnes hace usted las hamburguesas?
    —Con carne de pollo, aunque mezclo con otras carnes -contesta el vendedor.
    —¿Con qué otras carnes? -inquiere un inspector.
    —Con carne de caballo -responde el dueño del negocio. —Y, ¿en qué proporción hace las mezclas? -pregunta el inspector.
    —A un cincuenta por ciento. Por cada pollo, un caballo.
  • Un individuo que no sabía nadar se ahogó al atravesar un río del que le dijeron que tenía 80 centímetros de promedio de profundidad.
  • "Los datos en media, normalmente no dicen mucho. Por ejemplo, si manejamos sólo medias, una persona típica tiene un ovario y un testículo"
  • "Un estadístico dejó de acostarse, porque estadísticamente había comprobado que meterse en la cama era muy peligroso: el 99% de las muertes se producían en una cama."
  • "Los hospitales son dañinos para la salud, pues en ellos se producen concentraciones de enfermos por encima de la media."
  • "Un pavo es alimentado durante mil días. Cada uno de esos días le confirmaba a su departamento de estadística que la raza humana se preocupaba por su bienestar, «con significancia estadística cada vez mayor». El día 1.001, justo en Nochebuena, el pavo recibe una sorpresa."
  • "Por motivos de seguridad, un hombre siempre que hacía un vuelo, viajaba con una bomba en su maleta. En efecto, la probabilidad de que en un avión haya dos bombas es bastante menor de la de que haya una bomba. El con su bomba disminuía, pues, los riegos."
  • En una granja, una pavada es alimentada copiosamente durante mil días.Cada uno de esos días el departamento de estadística de los pavos confirma que la raza humana se preocupa desinteresadamente de su bienestar, con significación estadística cada vez mayor.El día mil uno (la víspera de Nochebuena) los pavos reciben una sorpresa.



Más sobre razonamiento estadístico (con humor)

1 comentario:

Cristian dijo...

Me gusta cuando los profesores enseñan matematica con ejercicios aplicados a la vida, porque les demuestra a los alumnos como esta materia esta presente en todo. En la facultad me estan tomando ejercicios estadistica y esta bueno poder aplicar estos temas con datos de la vida cotidiana